La lectura

La lectura como derecho público cultural

El problema general de lectura como derecho público cultural y la comprensión lectora, hablando del área de los hispanoparlantes, desborda el aspecto económico y educacional: es, ante todo, un problema cultural y, por ende, un problema nacional. No es competencia de una u otra clase social, es un asunto de toda la nacionalidad. La lectura como derecho público cultural es un tema vinculado al asunto comprensión lectora y estrategias de lectura.

La práctica de la lectura y de la comprensión lectora es un asunto que se ubica dentro de la categoría de derecho público cultural, nacional e internacional. Concreción de este derecho serían los diferentes sistemas científicos y tecnológicos de información: Las bibliotecas públicas, los Centros de información, los Bancos de datos y las bibliotecas universitarias.

¿Hasta dónde en América latina se ha ganado la práctica de la lectura como derecho publico cultural?

Una visión del panorama nacional e internacional, al respecto, nos obliga a señalar que el estado de los centros públicos de documentación, lectura e información es aún precario. La pobreza de las bibliotecas públicas nacionales y regionales no corresponde a la riqueza en todos los aspectos que comportan nuestras naciones, nuestros países. Esto es notorio en las Bibliotecas Públicas Nacionales, las que a pesar de sus años y esfuerzos recientes no han logrado hacer méritos a su nombre.

Las demás bibliotecas públicas que existen, no han podido convertirse en centro reales de investigación y estudio: Su fondo bibliográfico está desactualizado y no corresponden, al avance de la ciencia, la técnica o la producción  artística y literaria; los servicios de almacenamiento, procesamiento y diseminación de la información en estos centros, son atrasados para ser eficaces.

La incorporación al proceso de Revolución Científica y Técnica, al ámbito informático y cibernético en cuanto al sistema de documentación e información es aún incipiente.

La culpa de lo anterior no estriba, indudablemente, en quienes están a su servicio. Es en las políticas de estado en donde hay que buscar la explicación a esta situación. Es en el Estado que las somete a una asfixia económica irreverente, a un exiguo presupuesto que no les permite una mínima independencia económica y la más elemental solvencia para brindar verdaderos servicios.

No muy lejos del estado en que se encuentran las bibliotecas públicas se hallan las bibliotecas universitarias. Sin embargo, esa distancia hay que considerarla.

La biblioteca universitaria, digamos en América Latina, asume un carácter más orgánico, más vivo. Sus usuarios son más numerosos; su material más reciente y abundante: su acción tiene las posibilidades de una planeación y una financiación futura.

Las bibliotecas de las universidades públicas, tienden a constituirse en ínsulas de solución parcial frente al problema de la ausencia de centros de documentación en la enseñanza media y universitaria privada. En esta última, el problema de documentación se agrava por cuanto, generalmente, tienden a dar soluciones formales en donde la biblioteca es una entidad desarticulada, desprovista de recursos mínimos, materiales y humanos y hechas, simplemente, como un atiborrado muestrario para las consabidas visitas de aprobación de estudios.

Pensados en estos términos los obstáculos para una práctica nacional de lectura metódica, no cabe duda que se llega a la conclusión de una crisis determinada por condiciones objetivas de nuestros países, de nuestras nacionalidades y, claro está, de nuestra cultura.

Los intelectuales, en todas sus variedades, deben luchar por sus reivindicaciones, por el derecho a la libre circulación de las ideas, por el derecho a la información gratuita y pública. Esto es, reconocer la lectura como un derecho público cultural.

Acerca del autor

Lizardo Carvajal Rodríguez

Escritor colombiano, autor de más de veinte títulos en las áreas de metodología de la investigación, teoría tecnológica, historia y clasificación de la ciencia, poética y teoría solidaria y cooperativa.

Docente universitario en la Universidad Libre y en la Universidad Santiago de Cali, por más de treinta años en áreas relacionadas con métodos de investigación, métodos de exposición, clasificación e historia de la ciencia.

Editor académico y científico de obras de autores universitarios, grupos de investigación e instituciones de nivel superior y de autores independientes en Colombia, a través del proyecto Poemia, su casa editorial, Colombia si tiene quien le escriba y promotor de las mesas de redacción como estrategia de producción de textos.

3 de comentarios

Clic aquí para publicar un nuevo comentario

  • Estimado Lizardo: Hace mil años nos conocimos en las Jornadas pedagógicas Internacionales organizadas en Ecuador por CENAISE y nuestra común amiga Magaly Robalino; ahí tuve acceso a tus textos tanto el de la Lectura, como el de la tecnología, convirtiéndose en textos de cabecera, sea para el trabajo como para el descanso y los sueños.
    Hoy iniciamos un programa radial de fomento a la lectura y la creación literaria y tu texto es guía obligado. Soy Carlos Moreno Arteaga de Riobamba-Ecuador y estuviste en mi tierra e hicimos las jornadas allá por 1995 (?).
    Me alegra saber de ti y espero retomar el contacto.
    Carlos Moreno

    • Oh, querido Carlos, qué alegría saber de ti y, además, saber que me recuerdas. Tu nota me hace muy feliz. Gracias por tus magníficos comentarios.
      Qué bueno, Carlos, que continúes impulsando ideas sobre ese sustancial derecho, el Derecho a la información, el derecho a la lectura.
      Gracias por recordarme esa bella tierra, que se extiende como un mar verde: Ecuador, gracias por recordarme Quito y la inteligente Magaly Robalino.Gracias por recordarme Riobamba y su bello significado.
      Yo vivo y trabajo en Cali. Ahora soy docente de la Universidad Libre. Allí capacito docentes y tengo un curso honorífico.Trabajo en edición de libros y, claro, en escritura. Sigo conferenciando sobre los temas que forman parte de mis entendederas: La lectura, metodología, tecnología, clasificación de ciencias.
      Mi celular es 316 830 87 08 mi correo electrónico lizardo@lizardo-carvajal.com ESpero que pronto nos veamos. Sabes que mi casa es tu casa. Espero verte por estas tierras llenas de valle y azúcar.
      Espero tener contacto contigo, también, a través de FB.

  • Hola. Me agrada mucho leer lo que escribe en su Blog. Me atrapó la primera frase que aparece: Gracias por estar aquí. Nos une el ideal de fomento de la práctica literaria y científica”. Espero regresar a Colombia y poder escucharlo en alguna conferencia.
    Saludos desde la Ciudad de México.
    Jordan Fragoso
    Universidad Autónoma de la Ciudad de México.