Cooperativismo La educación del hombre solidario Variedades contemporáneas

La amistad en Jairo Aníbal Niño

¿Uno por uno? ¡Todo! Así solía decir.

jairo anibal niño
jairo anibal niño

Jairo Aníbal Niño nació en Moniquirá en 1941, murió en Bogotá en 2010.

Es un poeta que a manera de lluvia o rocío, por los caminos de Colombia, sembró metáforas de ternura y recogió, en forma abundante el abrazo solidario de la amistad de los niños y de los jóvenes, de los adultos y de los ancianos.

Jairo sembró y sigue sembrando con su obra la idea de la ternura para lograr como paradoja el fortalecimiento de la existencia humana y la amistad.

Cuando en alguna conferencia, de las muchas que daba Jairo, en colegios, universidades o ferias del libro, un lector se le acercaba ya no leía sus libros, sino que lo podía leer a él, al poeta.

Podía leer en sus cabellos las nubes de septiembre, (nació el 5 de este mes) y los vientos de agosto, se fue con sus metáforas, poemas y cuentos el 30 de agosto. A manera de paradoja, Jairo nació en septiembre y murió en agosto. ¿Murió?

En su rostro podía disfrutar de todos los caminos que pasan por el tiempo y el abrazo recibido lo llenaba de amistad y de fraterna compañía. Jairo Aníbal era querido amistosamente por sus lectores, niños y adultos, él los quería también infinitamente.

No sólo sus libros, que son muchos, tienen la “alegría de querer” sino que Jairo comporta en ellos la pintura, la dramaturgia. Mejor dicho es “Puro Pueblo”, “Dalia y Zazir”, “De las alas caracolí” Igualmente, “Zoro” o “El golpe de estado”, “El monte calvo” y “Las bodas de lata”. Jairo sigue siendo a sus libros, como los libros siguen siendo a Jairo.

Así, son muchas las cosas que este poeta de la ternura nos ha enseñado. Pero sobresale una que quiero que mi lector la meta en su re-cordis, en su recuerdo: es esencial, inevitable pensar y actuar para los niños. Hacer didáctica para los niños, música para los niños, educación solidaria para los niños. Es que, como decía José Martí la niñez es la Edad de Oro.

¿Podemos pensar la solidaridad, la amistad sin pensar en los niños?

No, no debemos pensar y actuar la amistad sin incorporar a los que vienen forjando historias nuevas. Hay que incorporar a los niños y a los jóvenes.

¿De quién más depende el futuro de lo que será la nueva sociedad solidaria?

Pues de los que vienen en el futuro, porque a pesar del presente, hay quienes pensamos en el futuro de una sociedad mejor, sin las aberraciones del presente.

Vale la pena, entonces, una pequeña clase de matemática que, en la fórmula de Jairo Aníbal Niño, nos enseña a ser multiplicadores. Eso es lo que nos dice este bello poema a la amistad de Jairo Aníbal Niño.

Clase de matemática

¿Uno por uno?

Uno

¿Uno por dos?

¡Todo!

¿Todo?

Sí, si los dos

Se tienen cariño

Es que si los dos se tienen cariño Uno Por uno necesariamente será Todo. Si los dos no se tienen cariño corren el riesgo de que Uno por Uno sea un vacío infinito, simplemente Nada.

La propuesta es muy sencilla: hagamos que Uno no se sume a uno, hagamos que uno se integre a todos.

Acerca del autor

Lizardo Carvajal Rodríguez

Escritor colombiano, autor de más de veinte títulos en las áreas de metodología de la investigación, teoría tecnológica, historia y clasificación de la ciencia, poética y teoría solidaria y cooperativa.

Docente universitario en la Universidad Libre y en la Universidad Santiago de Cali, por más de treinta años en áreas relacionadas con métodos de investigación, métodos de exposición, clasificación e historia de la ciencia.

Editor académico y científico de obras de autores universitarios, grupos de investigación e instituciones de nivel superior y de autores independientes en Colombia, a través del proyecto Poemia, su casa editorial, Colombia si tiene quien le escriba y promotor de las mesas de redacción como estrategia de producción de textos.

Agregar comentario

Clic aquí para publicar un nuevo comentario