La lectura

La lectura como derecho cultural en Juan Jacobo Rousseau

Hacia el 20 de mayo de 1762, fue publicado El Emilio o de la Educación, de Juan Jacobo Rousseau. A decir de sus autor la última, la más útil y la más considerable de sus obras y, por supuesto, la más querida.

Un mes después la Alta Cámara del Parlamento, tras la requisitoria de Omar Joly de Fleury, el mismo que persiguió La Enciclopedia, condena a Emilio a “ser lacerado y quemado por el ejecutor  de la Alta Justicia” y decreta la detención de sus autor.

El 11 de junio es quemada la obra sobre los escalones de la gran escalera del Palacio de Justicia. El 19, el Consejo de Ginebra secuestra y quema El Contrato Social y al Emilio y también decreta el arresto de su autor, si se presenta a las puertas de la Villa.

Un mes después, el Senado de Berna también dispone a decretar la persecución contra El Emilio y su autor. El 30 de julio los Estados de Holanda secuestran la obra y el editor se retracta publicando El Anti –Emilio.

En agosto, Christophe de Beaumont, arzobispo de París, coloca el libro en el índice y manifiesta:

“libro propio para destruir los fundamentos de la religión cristiana… tendente a perturbar la paz de los estado, a rebelar a los súbitos contra la voluntad de su soberano…”.

¿Cómo explicar todo este proceso persecutorio contra un libro?,¿Contra su autor? ¿Contra su contenido?.

Hay razones diversas, pero sobresale una: el carácter revolucionario de las ideas de Rousseau, en el siglo 18.

La educación, hasta el momento en que aparece El Emilio, tiene en el oscurantismo la verticalidad, el autoritarismo, su base de apoyo. Emilio es su antítesis.

Emilio busca la educación en un ambiente de libertad, de voluntariedad, de conocimiento de la infancia. Reconoce la necesidad de comprender la naturaleza como el primer maestro del hombre, la importancia de formar hombres libres, con una inteligencia corriente, en un ambiente familiar no despótico, en un proceso prolongado de educación de los sentidos.

Conocer al niño para poder educarlo

“Desconocemos a la infancia, y con las falsas ideas que de ella tenemos, cuanto más avanzamos en su conocimiento, más nos desviamos”.

¿En la actualidad, no es esta también una constante?

El desconocimiento de las condiciones y leyes de la infancia es manifiesta en el padre, en la madre y en el maestro. A pesar del avance de la Ciencia, de la Didáctica, de la pedagogía, el niño sigue siendo ese gran desconocido. ¿Qué sabemos del niño, del infante, en cuanto a sus necesidades de conocimiento e información?

En últimas, y para el caso del presente artículo, ¿qué sabemos del niño, para inducirlo a la lectura?

El aprendizaje de la lectura está implícito en el proceso educativo

Es corriente oír y leer sobre la lectura, desvinculándola del proceso educativo en general. Se habla de técnicas de lectura y se enfatiza en la necesidad de aprender a leer y fomentar la lectura en el niño. Ese aislamiento, no se presenta en el trabajo de Rosseau. La lectura es parte del proceso de formación de Emilio. Por ello no resulta extraño que Rosseau dedicara parte de su obra a este tema.

¿Cómo enseñar a leer al niño?

¿Qué importancia tiene el libro?

Son cuestiones que se plantean en El Emilio. Nos detendremos en estos puntos, pero considerando que la lectura, en el trabajo de Rousseau, es solo un medio de educación del hombre libre. Vista la enseñanza de la lectura, dentro de la filosofía de la Educación  que el autor nos plantea, tendríamos que reconocer los siguientes aspectos básicos:

-Debe enseñarse a leer al niño en un ambiente de libertad, la lectura deber ser voluntaria.

-La naturaleza, el hombre y las cosas, constituyen el primer libro que el niño abra.

-La lectura es un medio para formar hombres de inteligencia corriente.

-La enseñanza de la lectura en los niños, debe ser ajena al oscurantismo, la verticalidad y el despotismo.

-La enseñanza de la lectura deber ser un proceso prolongado y básicamente, la enseñanza de la lectura debe hacerse a partir de la utilidad que el niño pueda darle.

Enseñar la lectura como un derecho

Rosseau, propone una educación del niño en sus derechos. Según él, es más provechoso enseñar a través de los derechos, que solo por medio de los deberes. Solo cuando el niño comprende sus derechos podrá comprender los deberes.

El derecho se fundamenta en la utilidad y en el placer. “El suprimir de este modo todos los deberes de los niños, -dice el autor- les quitó los instrumentos que les torturan, que son los libros. El azote de la infancia es la lectura y casi la sola ocupación que sabemos darle.

Cuando tenga doce años, Emilio apenas sabrá qué es un libro. Pero aún así, se me objetará, menester será que sepa leer. Convengo en ello, tiene que saber leer, pero cuando le sea útil la lectura, pues pienso que hasta entonces únicamente sirve para aburrirle”.

Enseñar la lectura con base a la utilidad y a la voluntariedad

Los proceso actuales de enseñanza de la lectura, hacen mucho énfasis en las técnicas de lectura. Así se convierten en artimañas de lectura. Artimañas que llevan hasta los extremos de colocarnos en el problema de “cómo enseñar a leer a su bebe”. ¿Se habrá visto un mayor despropósito?, ¿un bebé leyendo?. Y este síndrome de la lectura nos atiborra de tal forma que, nuestros padres modernos desean con ánimo vivo que el niño termine su kinder o preparatorio, los más sensatos, su primer año de primaria, para poder decir ¡mi niño ya sabe leer!

Acerca del autor

Lizardo Carvajal Rodríguez

Escritor colombiano, autor de más de veinte títulos en las áreas de metodología de la investigación, teoría tecnológica, historia y clasificación de la ciencia, poética y teoría solidaria y cooperativa.

Docente universitario en la Universidad Libre y en la Universidad Santiago de Cali, por más de treinta años en áreas relacionadas con métodos de investigación, métodos de exposición, clasificación e historia de la ciencia.

Editor académico y científico de obras de autores universitarios, grupos de investigación e instituciones de nivel superior y de autores independientes en Colombia, a través del proyecto Poemia, su casa editorial, Colombia si tiene quien le escriba y promotor de las mesas de redacción como estrategia de producción de textos.

2 de comentarios

Clic aquí para publicar un nuevo comentario

Responder a Jorge Carranza Cancelar respuesta

  • Creo que la idea de Juan Jacobo Rousseau fue rechazada debido a que la sociedad del Siglo XVIII era de mente muy cerrada. Rousseau propuso en su libro El Emilio muchas ideas, entre ellas que la lectura fuera opcional para los niños. Debido a sus ideas propuestas en El Emilio, Rousseau fue perseguido. Creo que la idea de Rousseau era una idea revolucionaria, pero no fue aceptada porque rebasaba los límites impuestos por la misma sociedad. Por mucho tiempo la sociedad ha impuesto límites y romperlos ha sido muy difícil en la historia, pero ya estamos llegando a un punto en el que deberíamos pensar fuera de la caja y aceptar aquellas ideas innovadoras que se nos presentan.

  • Molina López, Paulina
    11th
    ene/27/2017
    Comentario: Link

    Es triste ver en la manera en la que la autoridad tenía y tiene el derecho de censurar obras artísticas, así limitando la mente humana. Es increíble la manera en que tan equivocados podemos estar creyendo que sabes que es lo mejor para el resto de las generaciones que vienen sin darles una oportunidad de ser o crear lo que ellos tienen para dar. Creo que debemos enseñarle a los niños a ser libres y a expresarse como ellos desean sin tener miedo a que alguien les vaya a limitar sus pensamientos algún día. Es tan importante que los adultos respeten los derechos de los estudios de los niños ya que ellos son el futuro de la humanidad y el futuro depende de cómo criemos sus mentes. Todos deberíamos de leer ya que solamente de esta forma alimentar el alma.