Vamos a clases

Educación y uso de la palabra

Lo había leído en Galeano, ese maestro de todos los horizontes. Los vi, los conocí en Quito. En ese lugar de admiración diaria: La Mitad del Mundo.

No estaban exhibidos en la parte donde se le hace el homenaje, merecido por cierto, a los franceses, quienes midieron este territorio de cintura cósmica.

Los vi en el museo alterno, que queda pasando una quebradita, donde se le hace el homenaje a los quitos quienes, al igual que los franceses, habían descubierto la Mitad del Mundo y el equinoccio y el solsticio de los tiempos.

Allí los vi, los conocí. Me refiero a los cráneos reducidos y trepanados, herencia de los aborígenes shuar.

Los shuar, antiguos guerreros del Amazonas, organizados en comunidad autárquica, guerreaban contra todo aquel que intentara penetrar su economía y sociedad.

Lo consideraban enemigo. Por tal razón debía morir.

Al morir, los shuar, acostumbraban arrancarle el cráneo y esto le otorgaba un trofeo de prestigio y jerarquía para quien lo había logrado.

Pero no bastaba arrancarle el cráneo al enemigo, era necesario reducirlo. Llevarlo hasta una dimensión verdaderamente insospechada.

Los que vi, los que conocí, tenían el tamaño de un aguacate mediano. Los ojos brillantes, eran como perlitas de un collar, la boca reducida, la nariz reducida, las orejas reducidas, todo reducido.

La técnica de reducción de cráneos es un secreto que los shuar nunca revelaron.

Su criterio era que a los enemigos había que reducirles el cráneo para que quedaran realmente muertos.

Sin embargo, no bastaba aún con eso. Era, además, necesario coserles la boca. Para ello, utilizaban una cuerda que nunca se pudre.

¡Es que para los shuar, como para los enemigos de la verdad, por las palabras se puede salir la vida!

Acerca del autor

Lizardo Carvajal Rodríguez

Escritor colombiano, autor de más de veinte títulos en las áreas de metodología de la investigación, teoría tecnológica, historia y clasificación de la ciencia, poética y teoría solidaria y cooperativa.

Docente universitario en la Universidad Libre y en la Universidad Santiago de Cali, por más de treinta años en áreas relacionadas con métodos de investigación, métodos de exposición, clasificación e historia de la ciencia.

Editor académico y científico de obras de autores universitarios, grupos de investigación e instituciones de nivel superior y de autores independientes en Colombia, a través del proyecto Poemia, su casa editorial, Colombia si tiene quien le escriba y promotor de las mesas de redacción como estrategia de producción de textos.

Agregar comentario

Clic aquí para publicar un nuevo comentario