Vamos a clases

Educación y tradición, conservatorio y seminario

El camino de la tradición científica y académica, recorrido por los hombres desde los milenios del pasado, acentuado hace centurias en nuestra Civilización, debe ser retomado, día a día, sin silencios cómplices por el maestro. Debemos caminar mirando hacia atrás porque con ello sabemos de dónde venimos.

Conservatorio, educación y tradición

Esa es la ruta de la tradición científica que, en la práctica del maestro, se llama Conservatorio. El Conservatorio de ciencia, el Conservatorio de materias, en fin, el Conservatorio.

En él, en el Conservatorio de Ciencias Naturales, el maestro retoma del pasado toda la herencia legada en el conocimiento, largo y doloroso, de la Madre Natura. El movimiento de la materia, en todas sus formas, del átomo esquivo y de la célula aeróbica; del pez espada, del caballito de mar y de la estrella marinera del océano infinito.

En él, en el Conservatorio de Ciencias Sociales, el maestro retoma del pasado toda la herencia legada en el saber humano, de lo humano. El movimiento social en todas sus atrevidas formas y niveles. Es el seguimiento y explicación al papel del trabajo en la transformación del mono en hombre, al surgimiento de la propiedad privada, de la familia y de ese invento social de organización y dominación, pero también de liberación futura: el Estado que, al final, destruyéndose permitirá la autogestión humana.

En él, en el Conservatorio de Ciencias de la Información, el maestro, con sus discípulos le seguirá los pasos a la in- formare, a la propiedad de toda la materia para darle forma, a través de sus fenómenos, a través de sus datos y registros, a todos los seres que deambulan atraídos por la fuerza de los theontes, en el espacio infinito de los cielos.

En él, en el Conservatorio de Ciencias del Conocimiento, el maestro, depositario del saber empírico y del saber teórico y científico paseará con su discípulo, peripatéticamente por los jardines de la sensación, la percepción y la representación y logrará que el concepto, el juicio y el raciocinio sean raíces que creciendo hacia el fondo de las cosas, permitan surgir la Idea que podrá transformar todos los mundos.

En fin, El Conservatorio de Ciencias, es el Arca donde está metida toda la tradición científica y técnica que hoy nos explica, que hoy da razón de lo que somos.

Inventar una nueva lección

“Pero los hombres también podemos / Inventar una nueva canción”. Eso lo aprendí de Lizardo Carvajal, hijo, poeta que con su guitarra y su cuerpo de trovero inventó el Cuento cantao que hoy dialoga con el Indio verde de América, en una ruta poética de exploración y conocimiento.

Pero, ¿Qué nos permite inventar una nueva lección, cada recorrido lumínico de nuestra Luna llena?

Ya no será el Conservatorio de Ciencias. Ahora el maestro deberá como labriego arremangarse la camisa y con azadón en mano promover la siembra, el semillero, la investigación.

Seminario de ciencias

Ahora la clase se convertirá en un Seminario de Ciencias. Allí el encuentro no será para conservar, será para innovar. Para que las ideas, flores al viento, se abran a nuevas soluciones que transformen, que revolucionen, las existentes.

Ahora la clase, el encuentro, será un laboratorio, donde se observe, se experimente. Se tomen nuevas mediciones, se vuelva a definir lo que ha sido mal definido; donde se argumenten, con pruebas, los nuevos hallazgos. Donde surja la nueva solución, a los problemas sencillos de la vida y a la vida misma, en su complejo devenir.

Ahora la clase no tendrá como fin el “examen” para calificar, sino el Proyecto, para evaluar la solución. Ahora el conocimiento se evaluará por la Idea que cada quien tenga para aportarla como solución a un asunto problemático.

¡Ahora la clase será viva, productiva e interesante!

Ahora los maestros reconoceremos que también podemos inventar una nueva lección.

Acerca del autor

Lizardo Carvajal Rodríguez

Escritor colombiano, autor de más de veinte títulos en las áreas de metodología de la investigación, teoría tecnológica, historia y clasificación de la ciencia, poética y teoría solidaria y cooperativa.

Docente universitario en la Universidad Libre y en la Universidad Santiago de Cali, por más de treinta años en áreas relacionadas con métodos de investigación, métodos de exposición, clasificación e historia de la ciencia.

Editor académico y científico de obras de autores universitarios, grupos de investigación e instituciones de nivel superior y de autores independientes en Colombia, a través del proyecto Poemia, su casa editorial, Colombia si tiene quien le escriba y promotor de las mesas de redacción como estrategia de producción de textos.

Agregar comentario

Clic aquí para publicar un nuevo comentario