Vamos a clases

Educación y relaciones de trabajo

Toda la elaboración teórica contemporánea acerca de la escuela se refiere inevitablemente a las relaciones entre la escuela y trabajo. La tesis del origen de la crisis de la educación, en la no adecuada solución de la contradicción entre trabajo y escuela, tiene una amplia demostración, en los trabajos de la Didáctica actual.

Relaciones de trabajo-escuela

¿Cómo debe comportarse el maestro, en las relaciones de trabajo-escuela, en un sistema educativo en crisis frente a esa relación?

Es nuestra opinión que el maestro debe asumir una relación múltiple:

Educar para el trabajo

Educar en el trabajo

Educar en el oficio y la ocupación

Educar en la operación y el cargo

En el trabajo inventivo

En la tarea o el deber.

Educar para el trabajo y para la libertad

Socialmente, el recobrar la esencia del trabajo como estado de libertad humana, será un proceso histórico. Pero individualmente es una tarea actual. Forma parte de la esencia de la enseñanza por vía del maestro. El maestro debe ser un trabajador intelectual que eduque para el trabajo y por medio de él para la libertad.

El aislamiento de la escuela y de la producción es otra característica de la crisis educativa contemporánea. Academia y fábrica, universidad y sector productivo, pareciera que no se tocaran.

Sobre todo, en la práctica, aunque no en los programas. En la lucha contra este aislamiento surge la modalidad tecnológica siendo así una modalidad de suma importancia en la solución estratégica de esta contradicción.

La solución táctica, actual, la tiene el maestro, cuando no pierda la mira de educar en el trabajo.

Pero la consigna educar para el trabajo y en el trabajo, tiene aún un aire de concreción que no permite establecer de manera clara las metas. Se requiere ser un poco más específico. Ir más a la especie de labor en que nuestros alumnos desarrollarán sus facultades.

Por eso la consigna debe ser complementada: el maestro debe formar hacia el oficio y la ocupación específica.

Esa consigna nos lleva a diseñar una clase donde el alumno pueda palpar la realidad con sus manos, ser aún más específico. Es la necesidad de que el maestro logre teniendo en mente lo general, educar en lo particular. Es decir, ser capaz de educar en la operación y en el cargo.

Si se realiza una labor educativa que integre adecuadamente las relaciones de educación en el trabajo, para el trabajo, en la ocupación, en el oficio, en la operación y en el cargo y a este tipo de educación se le incorpora el espíritu de una educación para el trabajo inventivo, la tarea o el deber, que el maestro coloque será siempre aceptada por el alumno, de buen agrado y no como una imposición metafísica o caprichosa del maestro.

Acerca del autor

Lizardo Carvajal Rodríguez

Escritor colombiano, autor de más de veinte títulos en las áreas de metodología de la investigación, teoría tecnológica, historia y clasificación de la ciencia, poética y teoría solidaria y cooperativa.

Docente universitario en la Universidad Libre y en la Universidad Santiago de Cali, por más de treinta años en áreas relacionadas con métodos de investigación, métodos de exposición, clasificación e historia de la ciencia.

Editor académico y científico de obras de autores universitarios, grupos de investigación e instituciones de nivel superior y de autores independientes en Colombia, a través del proyecto Poemia, su casa editorial, Colombia si tiene quien le escriba y promotor de las mesas de redacción como estrategia de producción de textos.

Agregar comentario

Clic aquí para publicar un nuevo comentario