Autonomía universitaria

Docencia y autonomía universitaria

En este artículo se muestra la importancia de la relación entre la docencia, la investigación y la autonomía universitaria.

Relacionar estos términos ya constituye un avance significativo en el proceso educativo ofrecido por el movimiento de autonomía universitaria. Esta relación es reciente y se incorpora con el movimiento de reforma universitaria de comienzos del siglo veinte.

Definición de docencia

Definiré docencia como una actividad científica y tecnológica cuyo objetivo es la formación, la capacitación, la instrucción y la actualización de personas en áreas específicas del conocimiento y del saber. Esta actividad se ejerce, generalmente, en el denominado sistema educativo pero, también, puede estar por fuera de ese sistema.

En el ejercicio de la docencia concurren diversos agentes. Identificar su esencia es una tarea prioritaria para el logro de una verdadera autonomía universitaria.

Cuatro categorías de agentes educativos concurren y transitan los pasillos universitarios. Ellos son el profesor, el docente, el catedrático y el maestro. Conocer su esencia, su definición es algo interesante para entender la función cumplida. 

Profesor: el que declara

Es término más corriente que se anida en las aulas y pasillo de nuestros centros educativos. Profesor equivale a Profesor Oris, el que declara. Existen, por lo tanto, miles declarantes. Un número crecido de personas que, al ejercer su profesión de educador, declaran lo que saben. Pero ¿es esto suficiente, en el proceso educativo?, seguramente no.

Docente: el que enseña

Es término tan generalizado como el de profesor. Docente equivales a Docens Entis, el que enseña. Ser docente, en consecuencia, es ser capaz de enseñar lo que sabe. ¿Será que nuestra América requiere tanto enseñador?

Catedrático: el que dicta cátedra

Es un término utilizado con cierta aristocracia de saber. Se es catedrático universitario. Se “dicta cátedra en la universidad”. En este rango el educador adquiere, sin quererlo, la categoría de apagador de incendios, de imaginación, de ideas. Se sienta cátedra, no se emprenden caminos.

Maestro: el que dirige

El concepto de maestro, entendido como Magíster, es decir, como conductor, líder dirigente de procesos educativos, ha entrado en un proceso prematuro de desuso. El pragmatismo, el escepticismo, ha reducido, ha vuelto homeopático, tubular, poltrón, el término maestro.

Pero en la posibilidad de una educación integrada a la realidad de nuestro medio, es imprescindible adoptar la posibilidad de dirigente educativo, de líder, de pionero, es decir, de maestros, si queremos cumplir el papel histórico para el cual hemos sido llamados, como educadores. Es necesario recuperar el concepto de maestro. Redefinirlo. Hacerlo actual.

Acerca del autor

Lizardo Carvajal Rodríguez

Escritor colombiano, autor de más de veinte títulos en las áreas de metodología de la investigación, teoría tecnológica, historia y clasificación de la ciencia, poética y teoría solidaria y cooperativa.

Docente universitario en la Universidad Libre y en la Universidad Santiago de Cali, por más de treinta años en áreas relacionadas con métodos de investigación, métodos de exposición, clasificación e historia de la ciencia.

Editor académico y científico de obras de autores universitarios, grupos de investigación e instituciones de nivel superior y de autores independientes en Colombia, a través del proyecto Poemia, su casa editorial, Colombia si tiene quien le escriba y promotor de las mesas de redacción como estrategia de producción de textos.

Agregar comentario

Clic aquí para publicar un nuevo comentario