Documentalística La escritura La lectura

Como se elabora una reseña

Como se elabora una reseña es un requerimiento muy constante en el trabajo intelectual. En la práctica periodística, académica y científica es una labor cotidiana y necesaria. Asimismo, sus efectos en la crítica literaria y científica son muy importantes.  Como se elabora una reseña implica, claro está saber que es una reseña, entender que es una sintesis responder en la práctica, adecuadamente, que es un resumen. En general, es necesario conoce la técnica de la reseña del documento escrito. Como se elabora una reseña, que es una reseña y como se hace, como escribir una reseña son interrogantes que deben ser resueltos por los miles y miles de trabajadores intelectuales que conciben la  comprensión lectora como parte esencial de su trabajo. La expresión reseña de documentos escritos está íntimamente vinculado con el trabajo de opinión periodística. Efectivamente, las revistas, los periódicos han incluido en toda su historia la reseña de libros, folletos, revistas y artículos que se publican porque forman parte de la producción intelectual del momento. Esto conlleva a que estas agencias de información dispongan de personas expertas que en esta importante variedad literaria y que en la literatura hayan especialistas en reseña de obras.

Que es una reseña

Que es una reseña es una necesaria pregunta a resolver. Digamos que es una nota, noticia o narración de lo que es y dice una obra. Puede adquirir la característica de artículo y se acerca al ensayo o a la crónica. En ella se la dan indicios al lector sobre el tema tratado y sobre el autor de la obra, artículo o libro. El recencionista o reseñador de obra describe y, por supuesto, puede emitir su juicio crítico sobre la obra que reseña. A continuación coloco algunos criterios a tener en cuenta y un artículo que podrá servir de ejemplo, que podrá servir de ejemplo.

La reseña: un resumen crítico de la obra

La reseña de documentos escritos debe ser considerada como un resumen crítico. Este resumen debe interesarse por el aspecto científico, ideológico, político o técnico de la obra. Debe responder, de igual forma, a la estructura y metodología que ella comporta. Debe, así mismo, fijar los parámetros de producción, creación y objetivos con relación a los resultados socialmente apreciables. La reseña es una forma de crítica bibliográfica.

La reseña: Descripción completa de la obra

La reseña de documentos escritos, así como se interesa por los asuntos de contenido de la obra, debe también interesarse por los aspectos formales de ella. son asuntos que deben d formar parte de la reseña. Por lo tanto, interesan también aspecto como la impresión, la ilustración, la presentación; el formato, la extensión, la edición y los anexos. Todos esos aspectos harán una reseña más y más completa. Pero por encima de todo lo anterior, está la reproducción del texto. Consideramos que la reseña es de por sí, un nuevo producto, una nueva obra, de pronto no con la extensión y envergadura de la obra inicial, pero al fin y al cabo, una obra. Su expresión puede ser una monografía, pero también un ensayo, incluso un breve artículo y en últimas hasta una nota. Eso sí, una buena nota. Veamos a continuación un ejemplo de reseña, escrito por uno de los grandes maestros de América, José Carlos Mariátegui quien, precisamente, otorgó a esta práctica una importancia decisiva.    

“LA AGONIA DEL CRISTIANISMO”

DE DON MIGUEL DE UNAMUNO1

  José Carlos Mariátegui   Lo primero que nos recuerda este último libro de don Miguel de Unamuno es que su autor no es sólo filósofo sino también filólogo. Unamuno es un maestro en el arte de animar o reanimar las palabras. La palabra agonía, en el ardiente y viviente lenguaje de Unamuno, recobra su acepción original. Agonía no es preludio de la muerte, no es conclusión de la vida. Agonía —como Unamuno escribe en la introducción de su libro— quiere decir lucha. Agoniza aquel que vive luchando; luchando contra la vida misma. Y contra la muerte. El tema del libro de Unamuno no es el tra­monto del cristianismo, sino su lucha. Tiene Unamuno una inteligencia demasiado apasionada, demasiado impetuosa, para oficiar hieráticamente la misa de requiem de una decadencia, de un crepúsculo. Unamuno no se sentirá nunca acabar en ningún untergang.2 Para él la muerte es vida y la vida es muerte. Su alma, llena al mismo tiempo de esperanza y de desesperanza, es un alma que, como la de Santa Teresa, «muere de no morir». Es el propio Unamuno quien evoca la frase de la agonista de Ávila. La frase, no: la agonía. ¡Morir de no morir! ¿No es esta también la angustia de nuestra época, de nuestra civilización? ¿No es éste también el drama de Occidente? ¿Por qué nos parece tan terriblemente actual este grito agónico, esta frase agónica, esta emo­ción agónica? Un poeta superrealista francés —poeta de la nueva generación— ha escrito últimamente un libro con este título: Mourir de ne pes mourir.3 Otra alma agónica, como la de Unamuno, se agita en ese libro. Pero esta constatación nos mueve a otra: la de que el sabio sexagenario de Salamanca y el poeta superrealista de París coinciden en Santa Teresa. Y en esto no es posible no ver un signo. Unamuno tiene algo de iluminado, algo de profético. En su pensamiento se descubre siempre alguna vaga pero cierta anticipación del porvenir. Varios años antes de la guerra, cuando el Occidente se mecía aún en sus ilusiones positivistas, cuando el espíritu de Sancho parecía regir la historia, Don Miguel de Unamuno predicó el evangelio de Don Quijote. Entonces el mundo se creía lejano de un retorno al donquijotismo, de una vuelta al romanticismo. Y el evangelio de Unamuno no fue entendido sino por unos cuantos alucinados, por unos cuantos creyentes. Mas hoy que por los caminos del mundo pasa de nuevo el Caballero de la Triste Figura, son muchos los que recuerdan que el filósofo de Salamanca anunció su venida. Que el maestro de Salamanca presintió y auguró una parte de esta tragedia de Europa, de este Untergang des Abendlandes,4 de esta ago­nía de la civilización occidental. «Lo que yo te voy a exponer aquí, lector, —dice Unamuno en su libro— es mi agonía, mi lucha cristiana, la agonía del cristianismo en mí, su muerte y su resurrección en cada instante de mi vida». ¿Qué es el cristianismo, según Unamuno? Unamuno afirma que Cristo vino a traernos la agonía, la lucha y no la paz. Y nos remite a las palabras del Evangelio en que Jesús nos dice que no trae la paz sino la espada y el fuego. Invocación en la que tampoco está solo. Nunca han parecido tan vivas como hoy estas palabras de Cristo. Giovanni Gentile, filósofo de la violencia, mílite del fascismo, las ha arrojado como una tea en la batalla de su patria, en la agonía de su Italia: «Non veni pacem mittere sed gladium. Ignem veni mittere in terram».5 Voces que vienen de diferentes puntos del espíritu se encuentran sin buscarse, sin llamarse, combatiéndose, contrastándose. Unamuno piensa, como es lógico, que «hay que definir al cristianismo agónicamente, polémica­mente, en función de lucha». (Así es, sin duda, como hay que definir no sólo al cristianismo sino toda religión, todo evangelio). «El cristianismo, la cristiandad —escribe Unamuno— desde que nació en San Pablo, no fue una doctrina aunque se expresase dialécticamente: fue vida, lucha, agonía. La doctrina era el Evangelio, la Buena Nueva. El cristianismo, la cristiandad, fue una preparación a la muerte y a la resurrección, a la vida eterna». Y, más adelante, agrega: «San Pablo, el judío fariseo espiritualista, buscó la resurrección de la carne en Cristo, la buscó en la inmortalidad del alma cristiana, de la historia». Y Unamuno, en este punto, nos advierte que por histórico no entiende lo real sino lo ideal. Explicándonos su pensamiento sobre la histo­ria que, de “otra parte es realidad, tanto o más que la naturaleza”, Unamuno recae en una inter­pretación equivocada del marxismo. «Las doctrinas personales de Karl Marx —escribe— el judío saduceo que creía que las cosas hacen a los hombres, han producido cosas. Entre otras la actual Revolución rusa». Lenin estaba mucho más cerca de la realidad histórica cuando, al observársele que se alejaba de la realidad replicó: «¡Tanto peor para la realidad!» Este mismo concepto sobre Marx había aflorado ya en otros escritos del autor de La Agonía del Cristianismo. Pero con menos precisión. En este nuevo libro reaparece en dos pasajes. Por consiguiente, urge contestarlo y rebatirlo. La vehemencia política lleva aquí a Unamu­no a una aserción arbitraria y excesiva. No, no es cierto que Karl Marx creyese que las cosas hacen a los hombres. Unamuno conoce mal el marxismo. La verdadera imagen de Marx no es la del monótono materialista que nos presentan sus discípulos. A Marx hace falta estudiarlo en Marx mismo. Las exégesis son generalmente falaces. Son exégesis de la letra, no del espíritu. ¿Y no es acaso Unamuno el más celoso en prevenirnos, a propósito del cristianismo, contra la inanidad y contra la falacia de la letra? En su libro, uno de los mejores capítulos es tal vez el que habla del verbo y la letra. «En San Pablo —dice Unamuno— el Verbo se hace letra, el Evangelio deviene libro, deviene Biblia. Y el protestantismo comienza la tiranía de la letra. «La letra —agrega luego— es muerta: en la letra no se puede buscar la vida». Marx no está presente, en espíritu, en todos sus supuestos discípulos y herederos. Los que lo han continuado no han sido los pedantes profesores tudescos de la teoría de la plusvalía, incapaces de agregar nada a la doctrina, dedicados sólo a limitarla, a estereotiparla; han sido, más bien, los revolucionarios, tachados de herejía, como Georges Sorel —otro agonizante diría Unamuno— que han osado enriquecer y desarrollar las consecuencias de la idea marxista. El “materialismo histórico” es mucho menos materialista de lo que comúnmente se piensa. Un filósofo liberal, un filósofo idealista, Benedetto Croce, le hace a este respecto plena justicia. «Es evidente —escribe Croce— que la idealidad o el absolutismo de la moral, en el sentido filosófico de tales palabras, es premisa necesaria del socialismo. El interés que nos mueve a construir un concepto de la plusvalía. ¿no es acaso un interés moral o social, como se quiera llamarlo? En pura economía, ¿se puede hablar de plusvalía? ¿No vende el proletario su fuerza de trabajo propia por lo que vale, dada su situación en la presente sociedad? Y, sin esta premisa moral, ¿cómo se explicaría junto con la acción política de Marx, el tono de violenta indignación y de sátira amarga que se advierte en cada página de El Capital?». Y Adriano Tilgher, que prologa una traducción de Unamuno al italiano —La Sfinge sonza Edipo6— en sus ensayos críticos de marxismo y socialismo dice: «Marx no es un puro economista, ni un puro sociólogo, ni un puro historicista: él no se contenta simplemente con describir la realidad social como era en sus tiempos y con extraer de la observación del presente las leyes empíricas de sus transformaciones por venir: él es esencialmente un revolucionario, cuya mirada está obstinadamente fija en lo que debe ser». Yo estoy seguro de que si Unamuno medita más hondamente en Marx descubrirá en el creador del materialismo histórico no un judío saduceo, materialista, sino, más bien, como un Dostoyevsky, un cristiano, un alma agónica, un espíritu polémico. Y que quizá le dará razón a Vasconcelos cuando afirma que el atormentado Marx está más cerca de Cristo que el doctor de Aquino. En este libro, como en todos los suyos, Unamuno concibe la vida como lucha, como combate, como agonía. Esta concepción de la vida que contiene más espíritu revolucionario que muchas toneladas de literatura socialista nos hará siempre amar al maestro de Salamanca. «Yo siento —escribe Unamuno— a la vez la política elevada a la altura de la religión y a la religión elevada a la altura de la política». Con la misma pasión hablan y sienten los marxistas, los revolucionarios. Aquellos en quienes el marxismo es espíritu, es verbo. Aquéllos en quienes el marxismo es lucha, es agonía.    

NOTAS:   1 Publicado en Variedades: Lima, 2 de Enero de 1926. Y en Amauta: Nº 1, pp. 35-36; Lima, setiembre de 1926. 2 Ruina, decadencia. 3 Morir de no morir. 4 Decadencia de Occidente. 5 No vine a traer la paz, sino la guerra. Vine a poner fuego en la tierra. 6 “La Esfinge sin Edipo”.  
Esta reseña se halla en la obra completa de José Carlos Mariategui. El lector la podrá consultar en: http://www.patriaroja.org.pe/docs_adic/obras_mariategui/Signos%20y%20Obras/paginas/la%20agonia%20del%20cristianismo.htm  

Acerca del autor

Lizardo Carvajal Rodríguez

Escritor colombiano, autor de más de veinte títulos en las áreas de metodología de la investigación, teoría tecnológica, historia y clasificación de la ciencia, poética y teoría solidaria y cooperativa.

Docente universitario en la Universidad Libre y en la Universidad Santiago de Cali, por más de treinta años en áreas relacionadas con métodos de investigación, métodos de exposición, clasificación e historia de la ciencia.

Editor académico y científico de obras de autores universitarios, grupos de investigación e instituciones de nivel superior y de autores independientes en Colombia, a través del proyecto Poemia, su casa editorial, Colombia si tiene quien le escriba y promotor de las mesas de redacción como estrategia de producción de textos.

2 de comentarios

Clic aquí para publicar un nuevo comentario

  • Cordial saludo. Me causa curiosidad que las expresiones interrogativas cómo y qué usadas en este escrito, no han sido tildadas. ¡Algún cambio gramatical u ortográfico que desconozca?

    • Muchísimas gracias por su comentario. No, ningún cambio ortográfico, ni nada de eso. Se trata de someterse a las condiciones de los buscadores. Éstos no reconocen esos signos en la escritura. Por lo tanto hay que “cometer” esos errores para poder que los señores buscadores, aún muy brutos, reconozcan las entradas.
      Eso no deja de ser, en verdad, un problema para quienes escribimos en la Web.
      Le deseo muchos éxitos en sus labores.